itinerario peatonal

ARQUITECTURA URBANA

¿Cómo debe ser el suelo del itinerario peatonal?

Una de las formas más fiables de garantizar la seguridad e integridad de las personas en la vía pública, es mediante el uso de suelos y pavimentos adecuados. Ofrecer un espacio seguro a las personas comienza desde la elección de un suelo adecuado. Siguiendo normas indicadas en los manuales de accesibilidad en espacios públicos urbanizados.

Características que debe tener un pavimento de uso peatonal

Los pavimentos de calles y aceras de uso peatonal público no están incluidos en las exigencias de resbaladicidad del Código Técnico de Edificación. No obstante, conforme a la Orden VIV/2010, de 1 de febrero, el artículo 11 especifica: “El pavimento del itinerario peatonal accesible será duro, estable, antideslizante en seco y en mojado, sin piezas ni elementos sueltos, con independencia del sistema constructivo que, en todo caso, impedirá el movimiento de las mismas”. Las características del suelo peatonal se resumen así:

  1. Contar con condiciones mecánicas de resistencia. Además de ofrecer estética y ser amigable con el medioambiente.
  2. Ofrecer textura adecuada. Esto es:
    1. Microtextura (se refiere al relieve superficial de rangos menores a 1 mm; resuelve la resbaladicidad del pavimento seco o mojado).
    2. Macrotextura (relieve entre 1-5 mm en la superficie de la pieza de pavimentación o como resultante en la unión entre piezas).
  3. En el caso del Itinerario Peatonal Accesible se sugiere un suelo duro, compacto y antideslizante (seco o mojado). Sin relieves ni biseles en la superficie.
  4. Uso de diferentes colores para configurar los espacios y delimitarlos. Esto facilita la comprensión de la distribución funcional del espacio de la vía pública. Para ello se utiliza un suelo o pavimento diferenciador, de textura y distinto color al resto para identificar otros elementos (salida de vehículos, vados, zonas de riesgos, paso peatonal, etc.).
  5. Los pavimentos de tipo táctil indicador sirven para encaminar y guiar. Los de tipo acanaladura ofrecen dirección (cruce de peatones, parada de transporte público). Mientras que los tipo botones advierten de la proximidad a una situación de peligro (borde de andén, interacción con zonas de vehículos). 

Suelo peatonal: finalidad y accesibilidad

Debe permitir su uso por parte de cualquier persona, incluso mejorando la calidad del caminar y favoreciendo su autonomía, independientemente de sus capacidades. La superficie debe ser continua y sin resaltes, evitando elementos disgregados que dificulten el paso, ni piezas o elementos sueltos. En su colocación y mantenimiento se asegurará su continuidad y su inexistencia de resaltes. En el caso de pavimentos tacto-visuales, deben de servir de referencia para la orientación, la advertencia y la detección de ciertos elementos. 

Se entiende por accesibilidad universal como “la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natura posible. Presupone la estrategia de ‘diseño universal o diseño para todas las personas’, y se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adoptarse”.

El tipo de pavimentos utilizados tienen como fin facilitar la autonomía de las personas y su seguridad ante el riesgo de una caída. Además, deben ofrecer comodidad a las personas mayores o con alguna restricción de movimiento o discapacidad visual o intelectual. Esto se lleva a cabo mediante el empleo de texturas y contrastes cromáticos. La recomendación es utilizar pavimentos continuos, sin resaltes, duros y estables y antideslizantes en seco y mojado. 

Pavimento y suelo peatonal en España

En uno de los apartados del documento de Accesibilidad en los espacios públicos urbanizados del Ministerio de Vivienda indica que el pavimento táctil, por lo general, está indicado para señalizar obstáculos en el itinerario peatonal, además de mobiliario urbano, esquinas, vados, desniveles, rampas y escaleras. Deben tenerse en cuenta el uso, materiales, colocación, juntas, tratamiento del borde, cambios de nivel, mantenimiento y resistencia.

Los pavimentos no se eligen solo con funcionalidad estética, sino principalmente funcional. Esto debido a que el tipo de pavimento condiciona la forma y eficacia de la deambulación o rodadura de las personas, además de cumplir con la función de orientación y comprensión del entorno y también sus reglas de uso. 

Dónde encontrar un suelo adecuado para colocar en espacios públicos

El tipo de suelo utilizado en áreas públicas es esencial para evitar accidentes en las personas que ahí deambulan, ya sea a pie o utilizando algún dispositivo especial. En Small Size te ofrecemos suelos porcelánicos que son perfectos para grandes proyectos tanto arquitectónicos como urbanísticos. Pueden usarse también en exteriores gracias a que mantienen sus cualidades estéticas, resisten a la abrasión, se limpian fácilmente, son antideslizantes, resisten a cambios de temperatura, así como a roturas y flexión. 

Y, por si fuera poco, los suelos porcelánicos de Small Size se instalan fácilmente en cualquier superficie y poseen gran belleza. Tienen un grosor de 20 mm y son idóneos para espacios de alto tránsito peatonal y alto tránsito rodado, en espacios públicos, áreas industriales, obras públicas y urbanísticas. Contacta a uno de nuestros expertos para ofrecerte mayor información sobre nuestros tipos de suelos porcelánicos para el itinerario personal.  

0